sábado, 27 de agosto de 2016

Sobre los problemas de una declaración unilateral de independencia en Cataluña

El blog llevaba tiempo inactivo (más concretamente 2 años) y he pensado que este era un buen tema para remontarlo. Me ha preocupado últimamente el problema actual dentro de España con la situación en Cataluña y quería hacer una entrada analizando las posibles consecuencias de una declaración unilateral.

Como es un tema peliagudo, voy tratar de basarme en hechos y diferenciar cuándo incluyo mi opinión y cuándo son hechos. Me voy a centrar en las consecuencias de una declaración unilateral, no quiero meterme en el asunto de la autodeterminación u opinar sobre la independencia en sí.

Antes de empezar quiero describir  como progresó la situación de las independencias de Montenegro y Kosovo ya que luego las utilizaré para argumentar e introducir mi opinión. Ambos territorios quisieron independizarse de Serbia, el primero con un referéndum acordado previamente y Kosovo de manera unilateral. Elijo estos dos ejemplos ya que me parece la mejor manera de analizar el efecto de una independencia unilateral frente a una acordada. ambos poseen bastantes factores en común y una de las mayores diferencias.
Obviamente, la situación de ambos países es más complicada de lo que estoy mostrando ya que incluyo sólo algunos datos pero por lo menos muestran una tendencia.

Uno de los problemas que se han discutido frecuentemente es si una Cataluña independiente seguiría siendo miembro de la Unión Europea. 
  • La portavoz de la Comisión Europea (organismo que regula el funcionamiento del día a día de la UE) dijo claramente que un Estado que se separa dejaría de ser un Estado miembro. 
  • La situación era no obstante incierta durante el voto de independencia de Escocia. Los tratados de la UE no son específicos en este punto. El artículo 4.2 marca el respeto a la constitución e identidad de cada país, el artículo 52 no menciona a Cataluña y el 49 marca las condiciones para adhesión de ratificación de todos los países miembros. Cambios en los tratados requieren unanimidad.
  • En asuntos internacionales, la Unión Europea es bastante pragmática, pero a su vez a demostrado ser un reino de taifas (caso de Kosovo). Varios países influyentes (Francia, Italia, Holanda) poseen movimientos independentistas y podrían encontrarse en una situación parecida en un futuro.
  • Argelia, Groenlandia y algunas islas francesas son territorios que han dejado los tratados, aunque fue voluntariamente.
En mi opinión, que la Comisión Europea haya opinado sobre la posible separación será una guía sobre las líneas básicas de actuación. Cierto es que siempre tomará una actitud práctica, pero es bastante raro que contradiga a un Estado miembro y apoye más a la parte secesionista que al socio. Sí que tomaría una actitud práctica con algunos tratados (el mundo occidental ha condenado a Irán y negociado petróleo por otro lado), pero el precendente de Kosovo muestra como la Unión Europea no será uniforme en su reconocimiento y al final tendrá una posición gris. Finalmente, parece bastante claro que los miembros con problemas de movimientos separatistas se posicionarán claramente en contra de la adhesión de Cataluña y estos miembros son muy influyentes. Finalmente, todos los tratados requieren de una forma u otra la aceptación por parte de España. Una declaración unilateral de Cataluña en contra de España como Estado miembro lo posicionaría en una situación negociadora débil ante la Unión Europea.

Poco se ha discutido acerca de la pertenencia de Cataluña a organismos internacionales. Pero ciertamente esto es un factor clave, está ligado a su vez al reconocimiento de diferentes países del nuevo país.
  • No sólo en Europa hay países con movimientos independentistas,especialmente China (Taiwan) y Rusia (Chechenia) ambos miembros permanentes del consejo de seguridad de la ONU.
  • Desde 1991 ninguna declaración unilateral de independencia ha sido reconocida. Si vamos más atrás, los otros casos con reconocimiento no son muy alentadores por cómo evolucionaron: Palestina y ex repúblicas yugoslavas.
  • La comparación entre Kosovo y Montenegro muestra una diferencia sustancial en la velocidad de aceptación de los países y su integración en organizaciones internacionales. Aún así, Montenegro necesitó un tiempo considerable para llegar a ser aceptado.
  • España, comparado con Serbia, es un Estado más influyente, es un invitado permanente al G-20 y tiene estrecha relación con países influyentes. Estados Unidos tiene bases militares en territorio español. Aunque claramente, España no es una potencia.
  • No hay indicaciones claras de intención de reconocimiento de por parte de Estados influyentes. De hecho ha habido más ejemplos de rechazo a simples reuniones con altos mandatarios.
En mi opinión, si usamos como referencia lo ocurrido con Montenegro y Kosovo, una declaración unilateral será difícilmente reconocida por países influyentes, y el caso de Cataluña se parecería más al de Kosovo que al de Montenegro. Ciertamente se presionará por una solución negociada, pero situaría a Cataluña en una posición difícil a la hora de negociar aunque obligaría a España a hacerlo. Cataluña probablemente sufriría un reconocimiento muy bajo dentro de la comunidad internacional.

Otro argumento que se ha discutido es que los ciudadanos de una Cataluña independiente seguirían siendo europeos al seguir siendo españoles:
  • El Ministerio de Justicia muestra claramente los requisitos para perder la nacionalidad española, todos ellos implican residir en el extranjero. Si España no reconoce a Cataluña, no consideraría su territorio como extranjero. 
  • Al crearse una nacionalidad catalana, podrían perder la nacionalidad española aquellos que:
    • Vivan fuera de España, adquieran la nacionalidad catalana y no declaren en tres años que la quieren mantener.
    • En el caso que España prohibiera a sus ciudadanos pertenecer al ejército catalán (si se creara) o cargos políticos en Cataluña independiente la perderían automáticamente aquellos españoles no de origen.
    • En general, quien lo solicite
  • Si medimos el valor de una nacionalidad por el acceso libre de visa, la nacionalidad española es la tercera más valiosa del mundo.
  • Si un pasaporte no es reconocido, el país receptor ni se plantea la entrada de un visitante.
  • La iniciativa de recabar datos fiscales obtuvo información de sólo 200 personas. La ANC tiene 80000 socios y los partidos políticos tienen un número mayor de socios. 
En mi opinión, ligado con el argumento anterior muy pocos países reconocerían rápidamente la independencia y por tanto el pasaporte Catalán valdría poco. Como activamente la nacionalidad española se debe rechazar y eso significa seguir siendo europeo,  El apoyo a la independencia se ha difuminado cuando se ha tenido de verdad que comprometer la situación personal (datos fiscales ni siquiera apoyado por todos los miembros activos de los partidos políticos y la ANC). Cataluña se convertiría en un país con un número parecido de catalanes y españoles (desde una perspectiva de nacionalidad). Es difícil argumentar una secesión de un territorio teniendo un número elevado de personas que no renuncian a ser españoles.

Como opinión final una declaración unilateral sería el peor de los casos posibles, dañando a largo plazo la situación política de Cataluña y de España. Posiblemente obligaría a España a negociar, pero a la vez generaría graves dificultades a los catalanes que reducirían el apoyo a la secesión. Prácticamente toda la situación futura se basa en las expectativas de la reacción de otros países, con los que España tiene mejor relación que Cataluña, que haría que Cataluña pasase a tener que negociar con España y más partes a la vez apoyando a España en vez de tener sólo a España aunque aceleraría eventos (se cambiaría tiempo por poder de negociación sin ni siquiera garantizar un éxito) . Es difícil medir el tiempo que necesitaría Cataluña para normalizar relaciones (inlcuyendo la adhesión a la Unión Europea), pero viendo la situación de Kosovo 15-20 años no parece un número desorbitado.